Navigation Menu+
logo zumo de cereza ,

Nos bañamos ?

Posted on Feb 23, 2017 by in HISTORIETAS | 0 comments

19h30, llegar a casa después de una jornada donde parecía que el final no iba a llegar nunca. Cuánta paz transmite mi nuevo hogar, me encanta. Mis gatos me esperan, Ela viene corriendo a recibirme, la cojo y le doy un beso hasta que se pone a chillar de tanto achucharla y la suelto.
Me quito los zapatos, como siempre lo primero que hago al llegar a casa. Enseguida me meto en una camiseta de esas de “andar por casa” y un short de pijama.
Una de las cosas que más aprecio de este nuevo piso es la bañera. Cuánto tiempo deseando tener una, a pesar de la practicidad que da una ducha, la bañera es el mejor rincón de la casa para desconectar y relajarse. El único lugar donde puedo disfrutar de absoluta intimidad sin que nadie me moleste. Después de todo un día para arriba y para abajo, de estrés acumulado y de cansancio infinito, quién dice no a un baño al llegar a casa.
Bruno ha llegado antes que yo, está jugando a la consola, aprovecho que está entretenido y voy llenando el agua para tomar mi baño, así luego él no tendrá que esperar.

Inundo la bañera de sales de color rosa, arrojo un gel con olor a caramelo casero para hacer espuma (me encantan los olores dulces), busco en youtube alguna playlist de música relajante (otras veces simplemente activo la aplicación Noisly y escojo un sonido que me guste, generalmente los relacionados con lluvia o tormenta) y me cojo un libro.
Todo listo para media hora de relax. Los primeros veinte minutos me olvido de donde estoy y me sumerjo totalmente en la última novela de Rosa Montero. Los últimos diez minutos los dedico a la meditación, cierro los ojos y limpio mi cabeza de cualquier pensamiento. Desconexión modo ON.

 

……

 

Cuando salgo de la bañera, mi piel está suave, me pesa todo el cuerpo y mis músculos están relajados. Presiento que esta noche voy a dormir como un bebé.

Le digo a Bruno que ya puede tomar su baño y me pongo a preparar la cena.
Él prefiere usar sales marinas de color turquesa, llenar la bañera con jabón de vainilla, apagar la luz y cerrar completamente la puerta.
Cuarenta minutos más tarde voy a avisarle de que la cena está lista y una vez más me hace gracia que su concepto de desconexión difiera tanto del mío. Al encender la luz me topo con que mi cuarto de baño se ha convertido en una mini sala de cine. El ordenador encima del váter emite la última temporada de “Vikingos”, Bruno por su parte solo deja sobrepasar su cabeza, las piernas que sobresalen y una cerveza en la mano. Una segunda ya vacía reposa en el borde de la bañera.

Le sugiero terminar de ver el capítulo en cama más tarde porque la sopa se va a enfriar. Cierro la puerta y me río al pensar cómo podemos ser tan diferentes.

 

Y tú, cómo son tus baños ?  Favicon_2

 

PD : Omitid mi cabeza de pepino con el pelo mojado 😛

Rendez-vous sur Hellocoton !

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright zumodecereza.com 2016