Navigation Menu+
logo zumo de cereza ,

Fagofobia o crónica de una enfermedad anunciada

Posted on Dic 2, 2015 by in PENSAMIENTOS | 2 comments

 

Bueno pues hoy me apetece hablar de mí y en esta entrada explicaré un problema que no todo el mundo conoce y que sin embargo existe y nadie está libre de él.
Os imaginais que de repente no fuerais capaces de tragar la comida? Que tuviérais miedo de atragantaros hasta con un diminuto pedazo de pan llegando al punto de hacer todo líquido en la boca para después a cuentagotas ir tragándolo? Tener que batirlo todo y mezclarlo con agua para poder así tomar un plato de comida? Estar obligados a comprar proteínas líquidas como las que se le suministran a los ancianos para poder manteneros con fuerzas? El tener días que os cuesta hasta tragar vuestra propia saliva? 

Pues este problema tiene nombre y se llama “Fagofobia”; aparece en personas que han pasado por problemas de atragantamiento o gente que ha vivido experiencias traumáticas a lo largo de su vida, veáse malos tratos, pérdida de un ser querido, acoso,… O como es mi caso por acumulación de estrés y ansiedad, de ser hipocondriaca, de querer tener seis manos cuando solo tenemos dos o de querer hacer en diez minutos cosas que necesitas una hora para hacer. De no hacerle caso a mi cuerpo cuando él me decía basta y de tener miedo de todo hasta acabar teniendo miedo de mi misma. 

Con la fagofobia se entra en un proceso en el que la cabeza pierde su noción intentando controlar el reflejo automático de tragar donde hay que estar atento sobre cómo posicionar el alimento, cómo tragarlo y estar alerta de que no se quede a medio camino ni se vaya por el lado equivocado.

Suena increíble, lo entiendo, pero esto sucede. Muchos pensarán, “con lo que a mí me gusta comer eso nunca me pasaría” o “qué tontería es tan fácil como tragar y listo”. El problema es que los fagofóbicos no somos capaces de tragar y listo, la ansiedad y el miedo controla nuestra mente y nuestra mente controla este acto decidiendo cuándo y cómo tenemos que tragar entrando así en un círculo vicioso donde la propia garganta y músculos se tensan dificultando la bajada del alimento, donde las sensaciones se multiplican por mil y un minúsculo grano de arroz es capaz de cambiarte la voz o cortarte el aliento hasta que no lo hagas descender con sorbos de agua.
El problema es que cuanto más se retarde el tratamiento de esta enfermedad más crónica se hace y más larga será la recuperación y, desgraciadamente, por falta de información muchos médicos no conocen esta patología y no saben lo que hacer creando así más sensación de estrés e impotencia en la persona afectada.
Las soluciones para salir de esta enfermedad (de la que aún estoy en proceso de curarme), es seguir un tratamiento psiquiátrico a base de antidepresivos para captar la serotonina, ansiolíticos para relajarse y seguir un tipo de terapia llamada cognitivo-conductual con un psicólogo para que ayude a enfrentarse poco a poco a los alimentos y enseñe a controlar la ansiedad evitando así depender de medicamentos o volver a recaer en el futuro. Además de esto, cambiar el estilo de vida, tomarse las cosas con calma, hacer deporte, practicar yoga, disfrutar de las pequeñas cosas y tener tiempo para uno mismo porque al fin y al cabo si nosotros no nos preocupamos por nosotros, quien lo va a hacer?

  “El almuerzo desnudo”, Iria Cortizo

 

Para información, con año y medio sufriendo esta enfermedad y habiendo pasado por momentos de verdadera película de terror, he de decir que a día de hoy he recuperado los 10kg que perdí, puedo comer bien muchos alimentos, otros me cuestan bastante más, la media de tiempo que tardo en comerme un plato es de una hora, pero voy por el buen camino y todos los días sueño con que un día pueda decir “lo conseguí”. 
Escribo este artículo esperando que sirva de consejo para todos aquellos que estén pasando por lo mismo y deciros que aunque penséis que no, esto tiene cura y bajo ninguna circunstancia hay que mirar hacia atrás y mucho menos tirar la toalla. Todo depende de nosotros. 😊

🍒

Rendez-vous sur Hellocoton !

2 Comments

  1. Muchas gracias por contarnos tu experiencia. Yo también sufro de fagofobia a causa de un atragantamiento. Hay momentos en los que como mejor pero puedo pasarme días en los que creo estar ahogado y acabar en urgencias. Es una enfermedad horrible de la cual espero que todo el mundo logre superar o nunca caer.

    • Imagen de perfil de Zumo de Cereza

      Gracias a tí por el comentario. Sólo los que lo pasamos o hemos pasado podemos entenderlo. Te comento que yo he mejorado pero sigo luchando por superarla. Desde luego que esta enfermedad no se la merece nadie, mucha fuerza y sé positivo, piensa que se puede salir !

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright zumodecereza.com 2016